Día-de-la-mujer

A propósito del día de la mujer

Igualarse para el mercado pareciera ser la gran lucha del “feminismo actual chileno” si de establecer una media discursiva – estadísticamente hablando –  se tratara.  Esta afirmación trae consigo una idea central: no siempre fue así.

Para ningún estudioso de la historia del feminismo  – con estudioso  me refiero a que lea algo más que un pasquín o fanzine panfletario de izquierda – le resultaría novedad escuchar que el feminismo como discurso articulado nace desde su origen en torno a un grupo de mujeres de “clase media ilustrada” que aburridas de ser destinadas solo a labores domesticas deciden luchar por ingresar a las bases o cúpulas del poder político; no está de más recordar que fue el  28 de febrero de 1909  que se celebró por primera vez en Estados Unidos el “Día de las mujeres socialistas” tras una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos, tenía como principal lucha el derecho de sufragio para las mujeres: tener injerencia en la esfera pública y ya no solo en la privada vida hogareña. Pasado el tiempo, al discurso político se le fueron sumando reivindicaciones de carácter profesional y laboral; derecho a formación profesional, derecho al trabajo y a la no discriminación laboral. El discurso feminista desde sus inicios fue por tanto la lucha de las mujeres para sumarse a los procesos macro-sociales, entregando a su género herramientas de injerencia que a lo largo de la historia habían sido reservado solo para los hombres. La lucha estaba clara para los movimientos de progresismo femenino que siempre fueron de izquierda – no pueden ser llamados de reivindicación femenina porque “reivindicación” asume la lucha por recuperar o reclamar algo que con anterioridad le perteneció, mientras que los derechos políticos y laborales no fueron con anterioridad parte de del genero, ni tampoco pueden ser llamados emancipación de la mujer ya que aquella discusión sí involucraría a los movimientos femeninos fascistas que ven a la mujer alejada del núcleo familiar como  una aberración de la modernidad occidental capitalista – y ésta se basaba en que una vez que la mujer ocupara puestos de relevancia en la estructura social, la disputa devendría en la lucha por la emancipación humana,



Comentarios: A propósito del día de la mujer