Amor&Praxis

Amor y praxis

incentivará a avanzar hacia la siguiente etapa de la penitencia solo si es necesario.

La etapa de la limosna y la caridad, serán de aquellos militantes de Cristo que siguen como ejemplo entre muchos a San Alberto Hurtado, pero no al sindicalista reivindicador de los derecho de los trabajadores (eso dejémoslo como una anécdota de su personalidad peculiar) si no al creador del Hogar de Cristo.

Serán esos cristianos que no escatiman en la limosna y la caridad, que a la hora de ofrendar a Cristo en su boleta da lo mismo si son tres pesos o diez.

Otra opción disponible para ellos es hacer la tarea que le corresponde al Estado construyendo mediaguas en los tiempos libres. Serán de esa iglesia rica que se ubica estratégicamente fuera de los pobres, ya que entienden que la mano invisible de la que habla Adam Smith es la mismísima mano de Dios. ¿Qué sería de Chile sin estos cristianos? Después de todo ese peso que se dona más el de mil ciento ochenta y un cristianos aproximadamente hace el sueldo mínimo de un chileno cualquiera. Desde esta lógica es mucho más fácil repartir las migas del cuerpo de Cristo, que partirlo en partes justas.



Comentarios: Amor y praxis