IMG_3301

Construyendo Memoria Colectiva, Entrevista a la “Agrupación por la Memoria Histórica Providencia-Antofagasta”

Nosotros cuando iniciamos todo este trabajo, hace ya más de un año, empezamos a investigar, cuál era el origen, la historia del lugar, y como este lugar que aparece como de propiedad de las monjas (la entrevistada se refiera a las Hermanas de la Providencia en Chile) se sindica como lugar de tortura y determinamos finalmente, que el lugar que fue el centro de detención es el ex Internado Bernarda Morín, no la Iglesia, y que para ese entonces, estaba en manos de carabineros, porque lo que nosotros tenemos registrados, y me corrigen los compañeros si tienen otra información, es que este lugar fue tomado por la Juventud Demócrata Cristiana, más o menos en agosto de 1973, con el objetivo de convertirlo en una suerte de internado popular, llega la dictadura y expropia todos los lugares de partidos políticos, entre ellos este que era de la JDC (Juventud Democratacristiana) y lo toma carabineros y lo convierte en recinto SICAR, y desde el mismo año 1973, nosotros tenemos registro que fue utilizado como centro de represión. Este lugar, el ex internado Bernarda Morín tiene entre sus características el haber sido usado como centro de represión durante 13 años, desde 1973 hasta 1986, según los registros de Comisión Valech y  de la Vicaría de la Solidaridad (8), por tanto, es uno de los lugares que, comparativamente con otros centros de represión emblemáticos como Villa Grimaldi o Londres 38, funcionó durante muchísimo tiempo… Son 13 años de impunidad, y en nuestra organización que es maravillosamente heterogénea, hemos registrado muchos testimonios, sólo en la Agrupación seis personas estuvimos detenidos allí. (Teresa Monardes Valdivia, profesora de filosofía, ex prisionera política, miembro de la Agrupación  por la Memoria Histórica Providencia-Antofagasta)

*El año 2015, la Agrupación por la Memoria Histórica Providencia-Antofagasta consigue su Personalidad Jurídica, pero hay una historia previa que quisiéramos conocer, un antes del decreto que concede la personalidad a la Agrupación.

Todo empezó, con uno de los integrantes de la Agrupación, Rodrigo Suárez, él estaba haciendo su tesis sobre la Providencia, en un viaje que hizo a Antofagasta. Para contextualizar, con el Suárez militamos antes en un partido, una organización política trotkista, a nivel nacional. Bueno, ya no estamos en la organización. Y un día que vino a la ciudad, me habló de esta idea, de formar una agrupación, que quería recuperar este sitio (La Providencia) y que además, no sólo quería recuperar la memoria histórica, sino también hacer trabajo sobre derechos humanos en la región, y yo le dije que sí, al tiro, y con unos amigos, también ex militantes, nos motivamos e hicimos una primera reunión en mi departamento, con Héctor Maturana, con galletitas y té, hablamos de política, de experiencias como ex militantes, y supimos que era lo nuestro, nos motivamos y se sumaron otros nombres como Teresa Monardes, Cristian Vílchez, el Colectivo  Perras Danzan. (Fernanda Villagrán, estudiante de psicología de la Universidad Católica del Norte, y miembro de Agrupación por la Memoria histórica Providencia-Antofagasta)

Todo era muy incierto, pero también todos estábamos muy seguros de lo que estábamos haciendo, se trata de un tema que no es fácil colocar entre jóvenes que no estuvieron en el lugar, pero de inmediato se dio una sintonía muy fuerte entre nosotros. Acá no están Rodrigo, ni Cristian, ellos inspiraron este proceso. Creo que la fuerza que nos dieron los más jóvenes fue fundamental. (Héctor Maturana Bañados)

Yo quiero agregar algo medio loco, porque Héctor dice que fue la fuerza de nosotros lo que impulsó el proceso, yo creo, más bien, que lo que nos convenció a nosotros los jóvenes de “querer darle” era la fuerza que, en realidad, tenían ellos (refiriéndose a los miembros que vivieron en primera persona las violaciones a los derechos humanos en dictadura), como seguir “dándole”, no rendirse. Y a mí lo que motivó fue ver la fuerza de aquellos, que vivieron el momento y que hoy en día quieren todavía seguir cambiando el mundo de alguna forma, y surgió una suerte de nexo entre las luchas que ellos habían dado y seguían dando y las que nosotros estamos dando. (Fernanda Villagrán)

Y además de ese empuje, hay que decir que esto se hizo con harta cabeza, se hizo investigación. Se buscaron documentos, se consiguieron datos de inscripciones de propiedades, se buscó en la historia, se investigó en Archivos del Arzobispado, en archivos de Santiago, hay un trabajo detrás, científico, de hormiga, metódico y serio. Entonces nadie puede descalificar que esto es puramente emocional. La Memoria es la palabra clave para nosotros. La Memoria nos permite hacer historia, nos permite continuar la vida, nos permite construir cultura, nos permite construir futuro. (Mirian Gutiérrez Alfaro)



Comentarios: Construyendo Memoria Colectiva, Entrevista a la “Agrupación por la Memoria Histórica Providencia-Antofagasta”