entrevista

Construyendo Memoria Colectiva, entrevista a María Inés Cajiao

Sí, grandes inequidades. Me recuerdo que yo participé en todas las huelgas- María Inés, ríe recordando- le hicimos huelga a Alessandri, y duró harto tiempo, todo el mundo entonces estaba sorprendido de lo que duró la huelga.

Yo, encuentro que he tenido suerte en la vida, porque me tocó trabajar con gente muy valiosa, muy entusiasmada con la profesión. No puedo dejar de nombrarlos, eran personas más jóvenes que yo, que estuvieron a mi cargo, y que después tuvieron, algunos de ellos, una vida muy difícil…recuerdo a Iván Gordillo (3) que fue casi fusilado junto con los 19, cuando vino la caravana de la muerte (4), en 1973.

María Inés nos cuenta que fue en ese tiempo, en los años sesenta que comenzó a militar en el Partido Socialista, y a participar en todas las actividades.

IMG_7965

-Y claro, siempre quería cambiar el mundo…porque yo veía que los niños que yo atendía tenían muchas dificultades, tenían también muchas enfermedades. Yo recuerdo que cerca de la escuela había un consultorio y los padres no los llevaban a los niños al consultorio. Los niños tenían liendres, piojos. Y con los profesores, la gente que trabajó conmigo, a la que tengo que destacar, ayudábamos a solucionar ese problema, nos sentábamos al sol con los niños y con unos polvos que me entregaban en el servicio de salud, les sacábamos todos los piojos. También muchos de ellos tenían sarna, pobrecitos los niños, estaban llenos de sarna…

Eran enfermedades generadas por la pobreza extrema, las carencias…

Sí, por la pobreza, porque dormían juntos, y si uno se infectaba, se infectaban los demás.

María Inés, tú dices: “quería cambiar el mundo”, ¿qué era lo que exactamente querías cambiar?

Me asustaba el sistema de sociedad que teníamos. Yo pensaba que era una sociedad injusta. Donde había gente que tenía mucho, y otra gente que vivía sin nada.

¿Y eso ha cambiado? –interrumpo

María Inés responde lentamente:

-No, no ha cambiado.

Posteriormente se inicia un proceso de grandes reformas sociales, con el gobierno de la Unidad Popular, de hecho Salvador Allende es uno de los iniciadores del Sistema Nacional de Salud, ¿qué crees tú que pasó, que faltó para completar ese proceso?

Yo creo que lo que faltaba era educación y consciencia social, en la gente que no entendía los procesos… pero bueno, eso es lo que queríamos cambiar, queríamos cambiar una escuela distinta, nacionalizar las riquezas mineras, aunque eso se logró con Allende, con la nacionalización del cobre. Y la gente se empezó a sumar, y bueno, ahí había unas marchas inmensas…

¿También en Antofagasta, que llaman la ciudad dormida, la gente marchaba?

Sí, sí, mucha gente marchaba. Y eso es lo que yo extraño, que la gente, por ejemplo los estudiantes universitarios se organicen y marchen por los problemas de ahora, por la contaminación, por ejemplo, o la vivienda…porque aunque en la vivienda se han hecho algunas cosas, falta, falta mucho.

Después viene el 73, viene el golpe…

Sí, pero antes de eso, habían pasado varias cosas, y como la situación estaba tan tremenda, yo misma tuve una tarea partidaria y pasé a la clandestinidad…desgraciadamente, en el año 1981 nos tomaron presos.

María Inés, tú apareces en la lista de la Comisión Valech (5)…

Sí, sí…entonces, bueno, a mí…por supuesto- se interrumpe y aparta el tema de sí misma- pero lo que pasó acá en Antofagasta para el 73 fue tremendo, vivíamos siempre con temor, la gente no hablaba o te acusaba, o se acusaban unos a otros. Pero el hecho es que lo que ocurrió acá fue muy doloroso, pero lo más doloroso fue el paso de la Caravana de la muerte…

Pese al golpe-agrega-nosotros seguimos trabajando, y ahí caímos el año 81, y fuimos a dar a la cárcel- y ríe suave-, con lo cual intenta restar dramatismo a un hecho que sabemos, al menos en su caso, significó prisión y tortura.

Coherente con una actitud que percibimos se repite constantemente, agrega:



Comentarios: Construyendo Memoria Colectiva, entrevista a María Inés Cajiao