“Creo en la dialéctica, en el movimiento, en los cambios, en la rotación de los astros y tiendo a ser optimista porque siento una profunda admiración por las capacidades nobles de nuestra a menudo terrible especie.”
— Gioconda Belli.

Muchos tienden a confundir el nombre de nuestra revista con su significado en inglés: “llenar”. Y no es de extrañar también que algunos hasta lo relacionan con el sonido fonético al pronunciar sentir en inglés, “feel”. No obstante, Fill es una palabra en mapudungun que en un esfuerzo de traducción significaría “todos” o “multi”, y cuando fue pensada no fue al azar, pues tenemos la convicción que necesitamos del esfuerzo colectivo para desarrollar y promover  la perspectiva crítica, marco teórico que fundamenta nuestra línea editorial, es decir, fomentar una actitud consciente que busca develar de manera crítica los saberes y conocimiento que configuran aquello que entendemos como “valido”, aportando con este ejercicio elementos reflexivos que a través de un ejercicio dialéctico estructurarían el accionar social.

De lo anterior, el equipo de revista Fill ha trabajado por años en ser un espacio para la comunidad donde entre todos posibilitemos el análisis, la discusión, la reflexión y la consciencia de temas multidisciplinarios, como así también, la difusión cultural de nuestro contexto local. Primero fundando la plataforma web RevistaFill.cl en el 2012 y ahora comenzando un nuevo giro en nuestra revista incluyendo nuevas secciones, espacios para nuevos colaboradores y una línea visual mucho más madura.

Este trabajo por parte del staff y los colaboradores de revista Fill se fundamenta en la esperanza y convicción de que se puede lograr un mundo y sociedad mejor, que el conocimiento libera y produce nuevas acciones transformadoras, es por ello que los esfuerzos se depositan en democratizar estos saberes muchas veces enclaustrados en ciertos círculos herméticos. Así mismo, creemos que el entender el estado de las cosas no lo es todo, no podemos sólo a comprender, reproducir y distribuir lo ya establecido, sino ser parte de nuevas representaciones de los saberes, nuevos análisis, discursos disidentes y esforzarnos por romper los estereotipos y las categorías reduccionistas que tan claramente limitan el pensamiento y la comunicación humana.

Esta es nuestra convicción, nuestro rol y  responsabilidad.

 

Jorge Pérez M.

Director General