Edward Morgan Forster: “Una habitación con vistas”: De la inocencia a la experiencia

“Non fate guerra al maggio”

“No luchéis contra la primavera”

Lorenzo de Médicis

Antes de la Primera Guerra Mundial, antes de los horrores de Auschwitz y la ruina total de la vieja cultura, cuando el espíritu de tiempo de finales del siglo XIX, aún sobrevivía, cuando  Inglaterra se agitaba todavía bajo la égida de la moral victoriana, y vivía el albor de las luchas y   contradicciones que generaba un capitalismo imperialista incipiente, pero ya salvaje y opresivo, los ciudadanos británicos, obviamente, hay que señalarlo, pertenecientes a la “clase alta”, consideraban una obligación inexcusable, realizar estudios en Cambridge, y viajar por Italia, Constantinopla y la India. Era, ¿cómo diríamos?, parte de la educación literaria clásica de cualquier británico “bien nacido”.

En este contexto histórico, Edward Morgan Forster, nos presenta esta memorable y deliciosa historia, escrita en 1908, entre una muchacha, Lucy Honeychurch, miembro de la upper class inglesa, en su viaje a Italia en compañía de su prima solterona y chaperona, la situación y la ocupación parecían ir sólidamente unidas en esa época,  Charlotte Bartlett; y el encuentro transformador con el joven George Emerson, miembro de la clase trabajadora inglesa, de formación atea e inclinaciones socialistas, según se nos hace saber, veladamente.

El autor de esta obra,  Edward Morgan Forster nació el primer día del año 1879, en la ciudad de Londres. Estudió en Tonbridge y en el King’s College de Cambridge, donde formó parte del llamado grupo de Bloomsbury (1), círculo de intelectuales, escritores y artistas británicos que, en las primeras décadas del siglo XX, apostaron por luchar contra la moral y la sociedad victoriana desde posturas liberales y humanistas en los terrenos de la religión, el pensamiento, la economía, el feminismo o la sexualidad.

El grupo, que toma su nombre del barrio londinense en la que residían buena parte de sus integrantes, se formó en torno a las figuras de las hermanas Vanessa y Virginia Stephen, Virginia Woolf tras su matrimonio con el también miembro del grupo Leonardo Woolf, Lytton Strachey y el crítico de arte Clive Well. Junto a ellos otras personalidades relevantes del Círculo de Bloomsbury fueron John Maynard Keynes, Bertrand Rusell, y Gerald Brenan.



Comentarios: Edward Morgan Forster: “Una habitación con vistas”: De la inocencia a la experiencia