Divino-Anticristo

El subjetivísimo enclaustramiento de la novísima narrativa chilena

Se llama José pero nadie lo llama por su nombre. A él lo conocen como el “divino anticristo”, un bizarro personaje que deambula en el barrio Lastarria paseándose con su carro de supermercado, vistiendo con faldas sucias y un pañuelo en la cabeza pidiendo que lo llamen por su verdadero nombre, Isabelísima.

Con la barriga al descubierto y un cúmulo de textos fotocopiadísimos sobre una manta sucia en plena acera, un séquito de fanáticos se acercan regularmente por los alrededores para comprar sus publicaciones a dos mil pesos y darle algo de comida. El dinero recaudado lo destina para pagar las publicaciones que vende a los peatones, no sin antes insultar al género femenino,

las mujeres cuando cumplen 55 años ya no son mujeres, a esa edad el alma de la mujer viaja al cuerpo de un hombre y el cuerpo de la mujer queda habitado por un monstruo del espacio, como esa veterana fea que acaba de pasar. Todas las mujeres de más de 55 años son monstruos. Su mamá debe ser un monstruo también. ¿Ha notado cambios en el carácter de su mamá últimamente?[i]

 

[i] http://www.vice.com/es_mx/read/el-anticristo-es-nazi-y-vive-en-chile



Comentarios: El subjetivísimo enclaustramiento de la novísima narrativa chilena