Divino-Anticristo

El subjetivísimo enclaustramiento de la novísima narrativa chilena

Es posible hacer una reconstrucción de su historia de vida en diversos portales de Internet. De él sabemos concretamente un par de cosas: sufre esquizofrenia, estuvo internado en un psiquiátrico y sus seguidores se encargaron de librarlo tras una intensa campaña en redes sociales, en juventud cursó estudios de literatura que luego abandonó por los de computación y luego de que un incendio destruyera su hogar –las malas lenguas aseguran que fue él mismo quien produjo el siniestro- comenzó a hablar incoherencias a tal grado que incluso se presentó en la oficina de su mejor amigo diciéndole que él era la cenicienta y que venía a ofrecer sus servicios sexuales.

La agencia de publicidad Woki Toki, conocida por sus capsulas audiovisuales ampliamente viralizadas en la red, se encargó de publicar una serie de videos breves que confirman una arenga que si bien parecieran provenir de un demente, son bastante elocuentes en términos discursivos. Un tanto desordenado, pero con extraordinaria coherencia para postular una tesis y en ocasiones también una antítesis, en una misma frase, creando una síntesis inverosímil que sólo puede causar dos impresiones: risa o discrepancia.



Comentarios: El subjetivísimo enclaustramiento de la novísima narrativa chilena