Divino-Anticristo

El subjetivísimo enclaustramiento de la novísima narrativa chilena

De acuerdo, los videos son hilarantes, pero sus textos me llaman profundamente la atención. Busqué en la red algunas fotografías de sus publicaciones redactadas a mano y mi impresión fue aún mayor; el divino anticristo tiene una ortografía ejemplar, hasta utiliza con gran destreza los signos de puntuación, es prácticamente un escritor de ficción.

“Un loco es un ser que está privado de todo menos de la razón. La locura sería la fuerza que le impide escribir, porque cuando tú escribes no estás loco”[i], señaló el poeta y Premio Nacional de Literatura, Raúl Zurita, en una entrevista. Yo estoy de acuerdo. ¿Existirá realmente locura en la mente creadora de estos textos redactados con tan pulcra caligrafía?

Probablemente sí existe algún trastorno psicológico si nos referimos al pretexto y contexto de este personaje, pero yo quiero referirme al texto en sí, al cuerpo medular de su trabajo. Basta con un grafoanálisis para estudiar el trazo que emplea en sus relatos, los que incluyen saltos abruptos de minúsculas cursivas a mayúsculas como tal, renglones vacíos y palabras sueltas que fácilmente podrían ser parte de una propuesta poética vanguardista. “Una personalidad cuyo equilibrio psicológico esté alterado en mayor o menor medida, con mayor o menor gravedad (psicosis o neurosis), acusará una escritura inarmónica tendente a disociarse en su unidad y cohesión y a fragmentar algunos de sus elementos característicos, letras, rasgos…”

 

[i] Entrevista a Raúl Zurita realizada por por Heidi Schmidlin M en El Mercurio, 22 de julio de 2004.



Comentarios: El subjetivísimo enclaustramiento de la novísima narrativa chilena