Divino-Anticristo

El subjetivísimo enclaustramiento de la novísima narrativa chilena

Dejemos de lado la parafernalia de su vestimenta y los improperios que vocifera cuando explica su origen como extraterrestrísimo. Vayamos de lleno al papel, a su obra como intervención y exterioridad, como un discurso centrípeto y politizado, vayamos de lleno a esta fotocopia de mala calidad cargada con una voz propia que surge desde un lugar en donde el cromosoma de la palabra como fractura y quiebre de la representación literaria es absorbida por la externalidad, por su imagen, por el envase ampliamente criticable. El divino anticristo podría ser, fácilmente, un genio disfrazado de mendigo, cuyos textos perdidos se atesoren en el futuro, como un registro material de nuestra época tan confusa, tan imprecisa.

Quizás no estamos tan equivocados al llamarlo divino.



Comentarios: El subjetivísimo enclaustramiento de la novísima narrativa chilena