Encantadora-Hija-de-Perra

Encantadora Hija de Perra

Ella aparece y de inmediato llama la atención, todas las miradas se centran en su particular estilo. Hija de Perra es dueña de un cuerpo delgadísimo y de unas destacadas cejas que evocan una personalidad avasalladora. Aparece sonriendo, perfectamente maquillada sobre unos zapatos de taco alto y plataforma. Tras la charla de cine dictada por Edwin Oyarce, más conocido como Wincy, nos reunimos en Biblioteca Viva Antofagasta para una breve conversación con su musa; Hija de Perra, quien no tarda en robarse todas las miradas. Y es que sencillamente ella no pasa inadvertida. En una sociedad que discrimina al travesti, Hija de Perra defiende su condición; detrás de ella no se esconde ningún hombre, pues según sus propias palabras, en esencia, ella es un monstruo que divaga en un binarismo de género.

Cuando Wincy pensó en la producción de su primer largometraje “Empaná de Pino”, inmediatamente supo que su protagonista sería Hija de Perra: “Es gracioso, cuando estrenamos la película me dijeron ¿Por qué no usaste a la Tamara Acosta?”, cuenta entre risas al auditorio que se ha reunido para oír las palabras de este joven director chileno que pretende hacerse un espacio entre los nuevos rostros del cine independiente. La trama de “Empaná de Pino” podría parecer chocante para quienes están acostumbrados a un formato cinematográfico limpio; la historia se centra en Hija de Perra, una mujer que junto a su sirvienta y esclava “Perdida” se dedican a vender empanadas de pino hechas de carne humana.

La propuesta de Wincy se sumerge en un género híbrido, un relato que se pasea entre el horror y la comedia, utilizando un formato irreverente que rompe las reglas establecidas por el cine comercial, Wincy cuenta que: “Italo Pasalacua nos evaluó con un dos, pero no nos importó, era obvio que no iba a ser bien evaluada por la crítica que espera un largometraje con una estructura tradicional. Con Empaná de Pino destruimos todo eso, quisimos mostrar todos estos elementos que no deberían encontrarse en una producción comercial”. Sobre lo visceral de su propuesta, esta película es un atentado artístico frente a lo que acostumbramos ver, pues no sólo abundan estos personajes rechazados por una sociedad ultra conservadora, sino que también la propuesta estética busca expresar esta crítica por medio del uso de focos sucios o el movimiento brusco del lente de la cámara.

El arte en Chile, en todas sus expresiones, históricamente se ha caracterizado por no ser debidamente entendida o valorada en su tierra de origen, y por supuesto, “Empaná de Pino”, no fue la excepción. Antes de ser estrenada en nuestro país, fue presentada en París,

 



Comentarios: Encantadora Hija de Perra