globalizacion

Globalización, integración y engaño

Introducción:

Cuando tenía siete años (en el año 1997), mi familia se vio afectada por la crisis asiática. Me costaba entender cómo una crisis en Asia podía afectar la economía de mi hogar, por lo que mi padre me explicó, a través de una ilustración de los continentes plasmado en un libro, la famosa idea de globalización. Fue allí cuando aprendí que si un problema se presentaba a miles de kilómetros de distancia, me afectaría directamente a mí.

Diez años después de planteada la interrogante, aún no disponíamos de un computador en la casa, por lo que no sabía ocupar el teclado ni conocía el historial de páginas frecuentadas. Aquello me traía algunos problemas cuando realizaba informes a mano y exposiciones diseñadas en papel kraft, que pasaron a ser parte de nuestro folclor.

En mi liceo municipal el acceso a los computadores de antepenúltima generación donados por la gran minería era muy restringido. Desde mi crianza aquello no me atormentaba demasiado, disponía de una buena biblioteca, así que aprendí a recurrir a ella cuando era necesario. Cuando se debían realizar presentaciones, la gran mayoría en grupo, me daban facilidades para que en la división del trabajo mis tareas fueran las de exponer y participar en la búsqueda de contenido, mientras otros elaboraban la presentación digital. Me las pude arreglar perfectamente con un poco de ingenio y todo marchó relativamente bien hasta que una nueva problemática se presentó; las chicas que me gustaban me pedían el correo electrónico o el Fotolog, un álbum virtual de fotos muy popular en aquel entonces. Desde luego yo no los tenía, y eso no sólo me convertía en una persona menos interesante, sino que me encontraba en una evidente desventaja comparado con el resto de  los pretendientes. Fue así como me fui dando cuenta que ciertos bienes y servicios de la globalización no se encontraban al alcance de todos, también aprendí que no importa como te las arregles para cumplir tus fines, la globalización siempre se encargara de crear tu necesidad hacia ella.



Comentarios: Globalización, integración y engaño