Tu-cuerpo-me-habla

Tu Cuerpo Me Habla

Después de pensar durante semanas (no exagero), decidí comenzar este escrito (artículo, columna, ensayo o cualquier otra clasificación en la cual usted quiera encerrar este fruto de mi tiempo libre) de la manera más honesta y pretenciosa que conozco. ¿Qué tal, lectores? Permítanme presentarme, soy una joven y (a veces) humilde estudiante de actuación que pese a su escasa experiencia, tiene la desfachatada intención de que un lector tan activo como usted preste atención a sus delirantes reflexiones. Por eso decidí escribir sobre un tema que sin duda a usted le interesa: la lectura. Se preguntará qué autoridad tengo yo para referirme a un tema como este. Antes de responder a su inquietud, quiero confesarle que, al igual que usted, disfruto bastante de dicha actividad, pero en esta ocasión no me referiré a la lectura de libros, blogs o prensa alternativa. Desde hace algún tiempo he comenzado a interesarme en una clase de lectura diferente. Estoy aprendiendo a leer cuerpos.



Comentarios: Tu Cuerpo Me Habla